#8M ¿Por qué paramos las compañeras del PIM?


El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Este 2019 se ha decretado un Paro Feminista y las compañeras del PIM nos sentimos parte de esta huelga internacional. Este #8M supone un tiempo para pensarnos, para acompañarnos, para autodefendernos, para cuidarnos juntas. Por ello, NOSOTRAS PARAMOS.

 

Somos parte de una sociedad machista, misógina y patriarcal, como docentes formamos parte de la Universidad de la República, espacio en el que también somos violentadas, discriminadas, silenciadas, invisibilizadas de diferentes formas, como trabajadoras y estudiantes. Por ello creemos que es importante pensarnos en este contexto para discutir nuestros roles en los espacios que nos son comunes y en los cuales existe una manifiesta desigualdad entre hombres y mujeres.

 

Las mujeres somos más numéricamente en todos los ámbitos de la Udelar, sin embargo ocupamos los escalafones más bajos de la carrera docente. En la mayoría de los casos solemos cumplir roles que sostienen el desarrollo de la actividad académica sin reconocimiento. Los cargos de mayor jerarquía están ocupados por hombres, habiendo una escasa cantidad de mujeres grado 4 y 5 con posibilidades reales de acceder a cargos importantes en la política universitaria (ver tabla*). Lo cual implica una clara brecha salarial entre hombres y mujeres, como también una menor injerencia en los espacios de coordinación y toma de decisiones.

 

Como mujeres solemos cumplir con una carga laboral doble, una remunerada y la otra sin retribución económica. Así, las tareas de cuidados que día a día cumplimos en nuestras casas, no se acompasan ni son tenidas en cuenta en las exigencias que nuestro trabajo en la Universidad supone,  incidiendo en los estándares que debemos alcanzar para progresar en nuestra vida profesional y académica. De esta manera, como en otros ámbitos, las docentes universitarias como mujeres trabajadoras estamos en situaciones de vulnerabilidad y precariedad laboral constante. Consideramos urgente que desde la Universidad se reconozcan y tengan en cuenta estos factores al momento de evaluar y considerar nuestro desempeño como trabajadoras. Para ello es necesario deconstruir los estándares académicos, los modos de valorar y evaluar la tarea y la productividad.

 

Estamos en huelga para pensar una Universidad distinta, una que nos reconozca y nos incluya, y que integre a otres. Una Universidad en la que se construyan nuevos modos de producir conocimientos, modos solidarios y colectivos. Estamos en huelga porque queremos revolucionar la Universidad.   

 

La Udelar tampoco es un espacio libre de acoso, y lo vivimos en sus diferentes formas por parte de nuestros compañeros. La situación de acoso muchas veces se ve reforzada por un vínculo de poder machista.

Estamos en huelga porque la Universidad es un espacio que discrimina a las mujeres, pero también excluye a les trans, travas y  géneros no binarios. Porque sigue siendo un espacio en donde conviven las lógicas machistas, misóginas, racistas, homofóbicas y transfóbicas, que redoblan las jerarquías, las desigualdades y las violencias.  

 

El #8M nosotras paramos porque entendemos que es urgente pensar una Universidad libre de acoso y machismo. Porque reivindicamos y queremos construir otra Universidad con igualdad de oportunidades, que nos reconozca y nos visibilice a las de ahora, a las de antes y las que están por venir. Porque sin nosotras, no hay Universidad.

 

(*) La tabla fue extraída de la siguiente nota en La Diaria.

Ilustración de Elena Hormiga

banner_info_geoPortal de la UniversidadEVA del PIMBanner ExtensiónBienestar UniversitarioEducación PermanenteAsociación de Universidades Grupo MontevideoEspacio Interdisciplinario - UdelarFondo de SolidaridadBibliotecas de la Universidad de la Repúblicapablocarlevaro